Gestionar el futuro.

El futuro no es algo que nos sucede en forma irremediable sino que es una construcción que nos convoca a ser protagonistas proactivos de nuestra propia historia.  El diseño de futuros ayuda a crear escenarios consistentes, plausibles y desafiantes para que las decisiones del presente maximicen el valor en el futuro.

Anticiparse a oportunidades y amenazas

El futuro se gestiona a través de datos y técnicas que nos permiten formalizar las estrategias, corriéndonos de la intuición. Para eso desde Robosophy generamos una metodología, basada en la experiencia del Institute for the Future, que permite guiar a las organizaciones en la exploración de futuros para anticipar oportunidades y amenazas, y comenzar a actuar en el presente.